Skip to content

Por qué los indicadores técnicos fallan

Updated 16 Sep 2020

Los indicadores y señales en el trading forman parte de la base del análisis técnico de las tendencias en el comercio y del movimiento del mercado. Estas herramientas son usadas por la mayoría de los traders para analizar la acción del precio y planear las estrategias de entrada y salida. A pesar de que estas son populares en los consejos para CFD, acciones y forex y usualmente funcionan bien, ninguna técnica en la industria del trading puede garantizar el éxito. Para usar los indicadores correctamente necesitas comprender los riesgos y por qué pueden fallar.

 

Indicadores de retraso

Un indicador de retraso puede venir con una señal tras ocurrir un evento significativo en el gráfico. Esencialmente significa que el indicador se retrasa en la acción del precio después del evento. Para este indicador los comúnmente usados son el Promedio Móvil Simple (SMA, por sus siglas en inglés) y el Media Móvil de Convergencia/Divergencia (MACD, siglas anglosajonas).

Un indicador SMA puede fallar si el precio se revierte inesperadamente llevándote a perder varias operaciones. Las señales falsas que indican una tendencia pueden ser engañosas y hacer que pierdas en tus operaciones, si el precio se mueve en una dirección contradictoria a lo que la señal sugiere. Las señales MACD también pueden ser engañosas si, por ejemplo, si indican una tendencia bajista pero en cambio el precio comienza a aumentar. Situaciones como estas se dan más fácil durante las sesiones de mediodía ya que el volumen de operaciones es bajo, haciéndolo sencillo para que los traders pequeños muevan las acciones de forma inesperada. Una forma de evadir esta trampa potencial es o disminuir la ganancias propuestas durante esta sesión de trading o aprender a cómo identificar la volatilidad potencial.

Indicadores principales

Un indicador principal hace exactamente lo que implica su nombre, señala un movimiento de precio cuando comienza. Esto te permite identificar una tendencia en sus inicios y posicionar operaciones para superar próximos movimientos. En teoría esto suena como una excelente ventaja cuando buscas generar ganancias en acciones, valores y el comercio de divisas, y usualmente lo es. Sin embargo, también tiene sus riesgos. Hay dos tipos de indicadores principales: El Oscilador Estocástico (SO) y el Índice de Fuerza Relativa (RSI).

Un ejemplo de un falso indicador RSI sería si, al comienzo de un gráfico, el precio y el Índice de Fuerza Relativa comienzan a disminuir. La línea RSI se rompe en la región de sobreventa, se rompe hacia arriba e indica una señal larga. Se esperaría que el precio aumentara, en cambio sufre una pequeña caída. Esto puede ocurrir en la gráfica nuevamente antes de que el precio aumente, creando una señal alcista. Sin embargo, el precio se mantiene relativamente plano solo para caer drásticamente al final de dicho gráfico. Si seguiste el indicador original, hubieses perdido en tu operación.

Se puede encontrar una señal falsa del Oscilador Estocástico en una situación en la que los gráficos comienzan disminuyendo solo para que el este se refleje fuertemente en la región de sobreventa. Entonces, el indicador experimenta varias rupturas hacia arriba del área de sobreventa, lo que usualmente sería una señal para comprar. No obstante, el precio se mantiene plano y luego cae abruptamente. Esto revela el movimiento opuesto a lo que el Oscilador Estocástico había revelado inicialmente, por lo que si hubieras comerciado tendrías pérdidas.

La razón por la que ocurren falsos indicadores

El análisis técnico está basado en tendencias de precios anteriores para predecir regiones de sobrecompra o sobreventa. Por lo tanto, los análisis no pueden determinar totalmente lo que ocurrirá en el futuro. Se ha hecho más difícil realizar análisis técnicos debido al mayor volumen de operaciones en los últimos años. Esto causa mayor volatilidad en la acción del precio y produce riesgo. Sin embargo, a pesar de no siempre ser preciso, este método de trading puede funcionar y llevar al éxito si es usado correctamente. Esto se realiza con el manejo de riesgos. Tu estrategia comercial puede tener éxito, pero proteger tus operaciones siempre será crucial. Queda en ti decidir qué método del manejo de riesgo se adapta mejor a tus estrategias y cómo poder implementarlo.