Skip to content

Más allá del tutorial – Teoría de las Ondas de Elliott y el Bitcoin

Updated 12 Abr 2021

Los traders veteranos tienden a jurar por sus propios enfoques personales para comerciar en el mercado, un proceso que han perfeccionado por años de experiencia y que guía sus interpretaciones sobre el comportamiento del precio y, en última instancia, su régimen de toma de decisiones cuando se trata de puntos de entrada y salida del mercado. Mientras algunos veteranos aprendieron a mantenerlo simple, confiando en los principios básicos de apoyo y resistencia para guiar sus actividades comerciales, hay un grupo más amplio que se involucra más con el Análisis Técnico (TA), pero incluso aquí un veterano tenderá a limitar su enfoque a métodos probados y verdaderos.

También hay un conjunto muy comprometido de traders que se suscriben a un conjunto de reglas llamadas Teoría de las Ondas de Elliot o EWP por sus siglas en inglés. Complejo sería un eufemismo para describir este método analítico. Sus entusiastas, al menos los que creen y aceptan las premisas básicas, glorifican sus conclusiones como si hubiesen caído del cielo. Si estás en un cuarto lleno de traders quizás 1 de 10 sea un aficionado de la Teoría de las Ondas de Elliot, mientras que el resto te gritará herejía y todo tipo de improperios para demostrar su disgusto por Elliot y por cualquiera que crea dicha estupidez.

¿Por qué tan dura y negativa reacción por una obvia mayoría? A pesar de que las Ondas de Elliott lucen tan simples, muchos consideran que es una teoría demasiado subjetiva como para sacar algún beneficio. Quizás, muchos traders han rasgado la superficie de EWP al probarla en vivo y salir perdiendo. Requiere tiempo y paciencia para aprender lo básico en la práctica, y más tiempo aún para ganar experiencia suficiente para entender sus muchos matices, los cuales impregnan cada análisis. En otras palabras, no se ajusta al capricho de los traders impacientes, que resultan ser la mayoría, estemos de acuerdo o no.

Comencemos con una gráfica del Bitcoin y la pasaremos a través de varias «reglas del camino»:

Ralph Nelson Elliot (1871 – 1948), un contador de oficio, seguro tuvo tiempo extra en sus manos porque publicó una serie de obras que profundizaron las perturbaciones de los precios de las acciones en el DJIA. Su más famosa fue la pieza titulada “La ley de la naturaleza: El secreto del universo”, donde comparó el comportamiento humano y la mentalidad de rebaño en un mercado que imita a la naturaleza, al mostrar patrones de onda que podrían generar predicciones razonables de aspiraciones futuras. Él allí postula que los movimientos de mercado principales pueden desglosarse en una “Onda Impulsiva” de 5 pasos, seguida de una “Onda Correctiva” de 3 pasos. Lo más confuso es que pueden haber ondas entre ondas, y así sucesivamente. Un gráfico diario del par “BTC/USD” es presentado, comenzando desde el último octubre hasta llegar al mes de febrero. Si has seguido el mercado, entonces sabemos que el bitcoin en febrero bajó bruscamente a $3,359, y luego se recuperó alrededor de $3,600. Descansando el 21 de abril a $3,568. Después de dilucidar sobre EWP, podemos retornar para ver como el comportamiento en el precio, desplegado en este gráfico, se adapta a los principios de Elliott.

Las ondas pueden ser negativas o positivas, pero la convención de numeración es la siguiente. La Onda Impulsiva es enumerada del 1 al 5, y la Onda Correctiva de la A a la C. Si volvemos a nuestro gráfico, la Onda de Impulso comienza en esquina superior izquierda con “(1)” y luego procede a descender hasta “(5)”, el punto mínimo del periodo y el final de la porción de impulso. Entonces la Onda Correctiva va al “(A)”, luego una continuación del tramo “(B)”, seguida de una predicción de “(C)”, aproximadamente en $4,700. Nuestro fondo reciente a $3,359 puede ser interpretado como una continuación de la (B), pero si se (C) se produce, EWP predice una caída brusca a continuación.

Ese último párrafo parece suficientemente simple, pero la colocación de varias demarcaciones es donde la verdadera habilidad reside y donde los errores pueden cometerse fácilmente. Como con cualquier otra herramienta de Análisis Técnico, debemos entender por experiencia cómo la herramienta o el indicador funciona en todas las condiciones del mercado. Así se llega a una predicción creíble, una con una probabilidad mayor al 60%. Varios libros se han escrito sobre este tema, pero los capítulos iniciales usualmente postulan tres reglas de oro que deben cumplirse para definir correctamente la ocurrencia de una acción de onda que valga la pena:

  • El tramo 2 nunca puede reemplazar el 100% del tramo 1
  • El tramo 3 nunca es el más corto de los tres tramos impulsivos, 1, 2, o 5. Usualmente es el más largo, pero este no es el caso;
  • El tramo 4 nunca se retrasa a un nivel por debajo del pico del tramo 1 en una tendencia alcista o por encima del valle del tramo 1 en una tendencia bajista.

También hay una variedad de corolarios a estos principios, que pueden probar tus nervios. Para una onda impulsiva, los tramos 2 y 4  tienen una fuerte tendencia a ser opuestas, es decir, si una es larga, la otra es corta y viceversa. Las ondas correctivas pueden retrasarse si las fuerzas fundamentales en juego son particularmente fuertes. La sucesión de Fibonacci también juegan un papel importante en la Teoría de las Ondas de Elliott. De hecho, se le da crédito a Elliott por descubrir esta relación, que se ha engranado en el análisis técnico de todos los traders (no sugieras que su descubrimiento se debió al trabajo tedioso de Elliott, o podrías arriesgarte al caos en una reunión social de operadores).

Como con cualquier otra forma de análisis, si funciona para ti y te da una “ventaja”, entonces úsalo y refínalo a medida que avanzas. Si no es así, entonces deséchalo y prueba otra cosa. Sin embargo, el propósito de este artículo es aplicar la Teoría de las Ondas de Elliott al comportamiento del precio del Bitcoin y ver cómo se desarrolla. Hemos hecho justo eso con nuestra predicción de la “(C)”, pero la falta de un calendario preciso es donde la «subjetividad» entra en la ecuación.

Aquí ella añade un “canal” en azul, y desde la última vez que el canal fue tocado, escribió una “pista”  hacia adelante en una onda impulsiva, cuyo primer tramo terminó en el punto más bajo de diciembre. Desde allí, de acuerdo con los pasos reglamentarios, ella, como muchos otros pesimistas de hoy, está pronosticando un potencial «fondo» justo por debajo del rango de $ 2,000, esto basado en una aplicación específica de una proporción clave de la sucesión de Fibonacci en 0.382.

¿Cómo describiría esta situación un profesional experimentado del EWP? Para comenzar Elliott no solo “estaba en las olas”. Anteriormente estudiaba el reconocimiento de patrones, tanto que usaría las línea de canal, soporte y resistencia, los retrocesos de Fibonacci como ya notamos, y triángulos convergentes, si le ayudase a ver el panorama completo. Una especialista destacada del análisis técnico en el molde de la Teoría de las Ondas de Elliott, es Lara Iriarte.  Como cualquier analista que valga la pena, Lara revisa múltiples periodos tiempo para tener una idea de lo que está sucediendo detrás de los datos del gráfico. Si comienzas con un gráfico mensual:

Ella fue incapaz de encontrar una correlación con la sucesión de Fibonacci, pero sí insertó el “Forever trend line” o la “Línea de tendencia para siempre” en dorado (Nota la “apertura de brecha”). La escala logarítmica de la derecha permite un mejor análisis desde una perspectiva visual. Ahora para un gráfico semanal:

Como otra muestra de su experiencia, ella compara el bitcoin con una materia prima: “El Bitcoin tiene a comportarse como una materia prima extrema: el precio se mueve hacia arriba por unas 2 a 4 semanas, creando un movimiento casi vertical por sus subidas. Después de ese movimiento vertical, el movimiento descendente es muy profundo (en términos de porcentajes) y usualmente muy rápido. El siguiente ascenso comenzó lentamente, con una acción basada en semanas y meses, y luego a medida que el final del ascenso se acercaba, otro movimiento vertical se completó. También, hay picos de volúmenes antes o al final, lo que es otro típico comportamiento de materia prima”.

¿Los socios de Laura están de acuerdo con ella? Avi Gilburt es otro profesional de las Ondas de Elliott muy respetado, con un canal de distribución mucho más amplio para sus misivas escritas. Toma el gráfico anterior, pero comienza su conteo de Onda Impulsiva después del «1» de Lara, y sustituye «1» por «(A)» para convertirlo en su «Tramo 1». A partir de ahí, considera que el Tramo 3 estará en el nivel de $ 6,000, como se muestra, y luego, después de una breve retractación, él predice una gran carrera:

“Si la configuración alcista actual toma forma, veremos una gran ruptura en el 2020. Además, los objetivos de la extensión del precio de Fibonacci, basados en extensiones de registro, nos señalarían objetivos de al menos $65,000, y potencialmente más. Pero para llegar a ello, el mercado tiene mucho que hacer para el muro de preocupaciones que tenemos frente a nosotros”.

¡WOW! ¿Para las carreras una vez más? Pero ¿cómo pueden dos profesionales, usando las mismas herramientas y datos, llegar a pronósticos tan disparatados? Las opiniones son más cercanas de lo que crees. El punto bajo de Laura podría ser el “Muro de preocupación” de Avi.

En cualquier evento, el análisis técnico no es un arte perfecto. Está basados en las probabilidades de la psicología humana del momento y en las oportunidades de que patrones similares se repetirán en el futuro. No hay garantías. Críticos y académicos proponen que el análisis técnicos es inútil, que los mercados se mueven al azar, por lo que herramientas analíticas no pueden producir los precios futuros. Hay muchos traders con cuentas bancarias enormes que no opinarían lo mismo. Una vez más, encuentra lo que funciona para ti, esa ventaja que te hará un trader veterano algún día.