Qué son los CFDs y cómo operarlos

Operar ahora
actualizado: 18 junio 2020

Invertir con CFDs es algo complejo pero sumamente emocionante. Lleva tiempo comprenderlo y dominarlo a su totalidad, pero una vez lo hagas obtendrás unas ganancias considerables y te sentirás bien contigo mismo por haberlo logrado.

El CFD (Contract for Difference) o Contrato por Diferencia es un producto derivado financiero en la que un inversor y un intermediario, bien sea un banco o un broker, firman un contrato sobre el posible cambio en la tendencia de precio de un activo.

En el contrato se especifica lo que el inversor (trader) considera que será la tendencia del precio de una acción, materia prima, criptomoneda, índice o divisa. Si en realidad la tendencia coincide con lo que tenía estipulado el trader en el contrato, este va a recibir la ganancia de la diferencia entre el precio verdadero y el precio del contrato (de aquí su nombre).

Características de los CFDs

  • No eres el poseedor del activo subyacente, sólo inviertes en el posible cambio de precio a través del contrato
  • No importa si la acción sube o baja, lo que realmente importa con los CFDs es el precio que fijó el trader en el contrato
  • Se pueden operar los CFDs con apalancamiento
  • Es un producto financiero versátil ya que es posible invertir con CFDs en diferentes tipos de activos como materias primas, criptomonedas, forex, acciones y los índices más populares
  • El mercado está abierto 24 horas los 5 días hábiles

Qué son los CFDs y cómo operarlos

¿Cómo operar CFDs?

Antes de explicarte específicamente cómo operar en CFDs vamos a aclarar unos puntos y términos que suelen inquietar a los más nuevos. Comencemos con los tipos de operaciones.

Puedes ganar dinero operando con CFDs ya sea que un activo suba o baje de precio. Para ello tienes dos opciones:

  • Operar en largo: Si quieres comprar un CFD porque consideras que un activo va a subir de precio, lo que debes hacer es abrir una posición en largo o call.
  • Operar en corto: En caso de que creas que el precio del activo caerá entonces vas a operar en corto o put.

Apalancamiento en un CFD

Además de los dos tipos de operaciones, al ser Contratos por Diferencia puedes hacer uso del apalancamiento. El apalancamiento básicamente funciona como un multiplicador que puede ser de 1:100, 1:200, 1:400, entre otros. Dicho instrumento es típico en los productos financieros derivados, y te permite operar a gran escala con una baja inversión.

Digamos que tienes tan solo 100 euros para invertir y decides jugártela en los Contratos por Diferencia. Puedes buscar un intermediario que te brinde un apalancamiento de 1:100, esto quiere decir que tu capital (100 euros) con un apalancamiento de 1:100 se va a convertir en 10.000 euros. Por lo que podrás manejar operaciones equivalentes a dicho monto.

Si ganas una posición conseguirás muchísimo dinero, pero si no las pérdidas son que ni te cuento. Usualmente no es recomendable usar apalancamiento a menos que poseas amplia experiencia en el trading de CFDs.

Margen en CFD

Cuando comerciamos con derivados nos vamos a encontrar con el término margen. El margen en CFD es la cantidad de dinero con el que ingresas a las operaciones, es decir, el capital.

En los Contratos de Diferencia existe el margen inicial que es con el que haces apalancamiento (dígase 100 euros), y un margen extra que solicitará el broker para no cerrar tu cuenta, en caso de que las operaciones con apalancamiento hayan salido terriblemente.

Ask, Bid y Spread

Existen palabras dentro de la jerga del trading de CFDs que son importante comprender para tener una buena experiencia como inversor.

Ask es el nombre que se le da al precio de compra de un contrato. Bid es como se le dice al precio de venta de dicho contrato. Mientras que Spread es la diferencia de precio entre uno y otro. En un CFD el precio de compra (ask) siempre será más bajo que el del activo en el mercado, mientras que el precio de venta (bid) será ligeramente más alto.

Ejemplo de cómo operar con CFDs

Ejemplo de cómo operar con CFDs

Bien, ahora vamos a ver un ejemplo que te mostrará en general como sería operar con CFDs. Luis, será nuestro amigo imaginario que servirá para ilustrar el ejemplo.

Luis está cansado de trabajar en cosas que nunca le generan una estabilidad económica, mucho menos la independencia financiera, así que decide hacer algo arriesgado. En un salto de fé Luis toma €100 de su cartera y decide invertirlo en Contratos por Diferencia.

Estos son los primeros pasos que Luis debe hacer:

  1. Buscar un broker o corredor que ofrezca Contratos por Diferencia. Para ello debe analizar y estudiar muy bien sus opciones, teniendo en cuenta el apalancamiento, el margen mínimo, la plataforma, los instrumentos proporcionados, los activos disponibles y cualquier otro detalle vital.
  2. Antes de operar, Luis debe saber cómo se mueve el mercado de activos donde hará trading. Para esto debe ayudarse de instrumentos, del análisis técnico y del análisis fundamental. Al tener una base de aprendizaje puede pasar al siguiente paso.
  3. Nuestro amigo debe descargar la plataforma de trading compatible con su broker. Una de las más famosas es Metatrader 4. Es válido que la plataforma sea una aplicación móvil.
  4. Una vez que tenga la plataforma, debe entrar en ella y abrir una posición en corto o en largo, dependiendo de cómo crea Luis que irá la tendencia del activo. Para evitar grandes pérdidas puede hacer uso de un “Stop Loss”. Una orden de stop loss sirve para detener la posición en un punto donde consideres que la misma se tornará negativa.
  5. Recuerda que para obtener ganancias debes cerrar tu posición.

Así es como operas con CFDs, e incluso puedes usar diferentes tipos de trading para ello.

Resulta que nuestro querido amigo Luis, consiguió un broker con un apalancamiento de 1:100, y con sus €100 euros puede abrir una posición cuyo valor son €10,000. Así que se va por Tesla, y luego de analizar el mercado y los eventos considera que las acciones de esta compañía subirán. Entonces Luis compra un CFD para operar en largo.

¡Bien hecho, Luis! Acertaste el destino de las acciones de Tesla y te has ganado la diferencia positiva entre el precio real de la acción y lo que has estipulado en tu Contrato por Diferencia.

Pero, ¿qué hubiese pasado si Luis no acertaba? Hubiese perdido la diferencia entre el precio real y su CFD. Si la diferencia es muy amplia y no logró colocar un stop loss a tiempo, el apalancamiento podría comerse rápidamente el balance de Luis, dejándolo en rojo.

Ahora dejemos a Luis tranquilo por un rato y vamos a ver cuáles son las ventajas y desventajas de operar con estos contratos.

Ventajas y desventajas de usar Contratos por Diferencia

Ventajas

Desventajas

Puedes ganar mucho dinero en mercados alcistas y bajistas Las pérdidas pueden ser catastróficas tanto a la baja como a la alza
Una forma de inversión muy flexible que te permite operar con diferentes activos Necesitas una base de conocimiento alta en cada mercado
El apalancamiento hace que operes con grandes cantidades invirtiendo poco Usar apalancamiento te puede llevar a un rápido K.O.
No necesitas pagar por el precio total de un activo No eres dueño de ningún activo, solo del contrato.

 

¿Quieres aprender más sobre el trading? ¡En Ask Traders siempre traemos guías para los usuarios de todos los niveles!