Skip to content

Tutorial de Inversión en Acciones con Dividendos

Updated 24 Mar 2020

La inversión en dividendos permite a las y los inversores crear una fuente de ingresos que se alimenta del crecimiento subyacente que se encuentra en el valor de mercado de un portafolios. Al paso del tiempo, las acciones que pagan dividendos recompensan a los inversionistas por su lealtad y paciencia al proporcionar ingresos secundarios que se suman al retorno neto de las inversiones individuales en acciones.

Cuando los inversionistas pueden concentrase en compañías sólidas y estables con capacidad de efectuar saltos de dividendo regulares, la magia de las ganancias compuestas puede volver una relación relativamente pequeña en un fondo de reserva sustancial a largo plazo.

Tutorial Inversión en Acciones con Dividendos

Desafortunadamente, muchos inversores primerizos carecen de una comprensión básica sobre lo que en realidad es un dividendo —y lo que no es—. En lo que respecta a una inversión de acción o fondo muto, un dividendo es esencialmente un pago efectuado a los accionistas, que se origina como una porción de las ganancias corporativas. Los pagos de dividendos con frecuencia se realizan de forma trimestral. No obstante, hay muchos tipos diferentes de distribuciones de dinero que se hacen y algunas de estos pagos se hacen de forma mensual o incluso anual.

PRINCIPIOS DE COMPRA DE ACCIONES

En los mercados de acciones, los accionistas deberán de cumplir con requerimientos específicos para poder ser elegibles para recibir pagos de dividendo. Los inversores deberán calificar como accionista de registro a la “fecha ex-dividendo” de la acción, que es un periodo de tiempo que se anuncia públicamente por parte de la compañía y que se programa con bastante antelación a su llegada. Cuando los participantes del mercado se refieren a una acción que opera «ex-dividendo», significa que la acción actualmente opera sin elegibilidad para dividendos. Como resultado, un inversionista que planee adquirir la acción deberá de esperar hasta el siguiente periodo de pago para así recibir su dividendo.

PARA COMPRENDER EL RETORNO DE DIVIDENDOS

Ya que explicamos cuándo comprar una acción, podemos ahora concentrarnos en los beneficios (ganancias) que trae la propiedad. Para entender el valor de un pago de dividendos, primero deberemos de entender su retorno de dividendo. El cálculo del retorno de dividendo crea una proporción que compara el dividendo anual de la acción en relación con los precios de la acción (en forma de porcentaje):

Retorno de Dividendo = Dividendo anual / Precio de acción

Dadas las relaciones inversas que expresa esta ecuación, habrá de entenderse que el retorno de dividendo baja conforme los precios de acción suben. Esto en principio podría ir contra el sentido común. Pero esencialmente, significa que si una acción con dividendo pasa por una tendencia bajista fuerte, se volverá más atractiva para los inversores de dividendos puesto que sus ventajas de retorno crecerán. Muchos inversores principiantes asumen incorrectamente que los precios de acciones al alza resultan en retornos de dividendo mayores. Pero esto no es el caso. Considere el gráfico a continuación, mostrando la acción de precio diaria en una acción con dividendo:

Acciones con Dividendos

Ahora, considere el escenario de tendencia opuesto en la misma acción (dos años después):

Acciones con Dividendos

EJEMPLOS DE INGRESO POR RETORNO DE DIVIDENDO

Normalmente, los pagos de dividendo se hacen por cada acción. Por ejemplo, si una o un inversionista posee 100 acciones, la distribución de dividendo se basará en 100 acciones. En este ejemplo, asuma que la acción se compró a 10 por acción (lo que implica una inversión total de 1,000) y un pago de dividendo en efectivo de 1 por acción (cada año). En tanto tal inversionista mantenga una posición de compra en la acción durante este periodo, el retorno de dividendo resultante de 10% generará un ingreso adicional de 100 para la posición.

Empero, si la misma posición de acciones se compró a 20 por acción, el retorno de dividendo se reduciría a la mitad (a un 5%). En tanto el mismo número de acciones (100) se comprara, no habría cambio en el ingreso total recibido por el año (100). Pero, si el precio de acción más alta forzara al inversor a comprar la mitad de acciones, el retorno de dividendo menor tendría un impacto más material (con ingreso anual reducido a 50).

¿LAS ACCIONES CON DIVIDENDOS SON ELECCIONES DE INVERSIÓN SUPERIORES?

Ahora que ya hemos explicado lo básico respecto a cómo se distribuyen los dividendos, pasemos a algunas de las características de desempeño que están presentes en las decisiones reales de inversión y la construcción de portafolios de dividendos. Respecto a decidir si las acciones con dividendos son o no una buena inversión, los inversores principiantes deberán de tener claro cómo estos instrumentos tienden a generar riqueza con el tiempo. Considere el hecho de que los retornos de largo plazo que generan las mejores acciones con dividendo del mercado han superado a las métricas estándar del mercado en más de 200%.

No obstante, no todas las acciones con dividendos son iguales (y algunas inversiones sin duda son mejores que otras). Como ya se notó, los pagos de dividendos se derivan de las ganancias generadas en la hoja de resultados de una compañía. Como resultado, los pagos elevados de dividendos son indicadores generalmente de buena salud financiera. Las Desarrolladoras de Dividendos y las Iniciadoras de Dividendos tienden a fungir mejor a largo plazo, seguido del promedio combinado de todas las acciones que pagan dividendo, las que pagan dividendo con ningún cambio en dividendo, las que no pagan dividendos, y las compañías que cuentan con pagos de dividendo reducidos (o totalmente eliminados).

Para la comunidad de inversionistas, la construcción de portafolio lleno de acciones pagadoras de dividendo establecidas puede crear exposición a algunas de las mejores compañías en el mercado. Incluso si no consideramos los retornos potenciales generados por cambios en el precio de acción subyacente, podemos ver que la inversión en dividendos supera a la inflación así como los retornos de inversiones en bonos en la mayoría de países desarrollados:

Ambiente global de retornos

RIESGOS DE INVERSIÓN EN DIVIDENDOS

En la crisis financiera global de 2008-2009, la mayoría de los bancos principales quedaron obligados a eliminar (o al menos, reducir drásticamente) sus dividendos de acciones. En lo general, estas eran compañías financieras que contaban con una reputación de larga duración como desarrolladoras estables de dividendos trimestrales (en el caso de algunas, por cientos de años). No obstante, las fuerzas macroeconómicas fueron sencillamente demasiado intensas durante el colapso, y los inversionistas fueron vulnerados en este proceso.

La lección de esto es que los pagos de dividendos jamás se garantizan completamente. Los cambios en la economía global o los cambios específicos a determinadas compañías en ocasiones dañarán la perspectiva y limitarán la rentabilidad en las estrategias de inversión en dividendos. También es importante estar prevenidos de compañías que ofrezcan retornos de dividendos excesivamente altos. Recuerde, el rendimiento de dividendos sube cuando la acción de una compañía cae. En consecuencia, un pago de dividendo extremadamente alto podría ser la señal de advertencia de que la compañía muestra un desempeño de ingresos débil (y que incluso, podría estar en peligro de bajar su dividendo).

PROPORCIONES DE PAGO DE DIVIDENDOS

El mejor indicador respecto a si el dividendo de una acción es sustentable radica en su proporción de pago de dividendo, el cual mide los pagos de dividendos causado a accionistas en relación con las ganancias netas de una compañía (expresados como porcentaje):

Tasa de pago de dividendo = Dividendos Pagados / Ingreso Neto

Las compañías en lo general usarán ingresos retenidos (que no se distribuyen a los accionistas) para reducir su deuda, agregar reservas de efectivo, o invertir en las operaciones centrales del negocio. En consecuencia, la tasa de pago de dividendos proporciona a los inversionistas una idea de la cantidad de dinero que una compañía puede retornar con comodidad a los accionistas sin inhibir su crecimiento. Los inversores novatos suelen comprar acciones con base solamente en un pago de dividendo elevado. No obstante, estas posiciones podrían estar en riesgo de que el pago de dividendos de la compañía exceda el umbral generalmente aceptado de 60%.

En la mayoría de casos, se requiere una intensa debida diligencia para acciones que retornan por encima de 8% (puesto que hay una mayor probabilidad de que el dividendo tenga un riesgo de recorte). Examinar más a fondo las razones detrás de un retorno de dividendo puede ayudar a los inversores a descifrar qué compañías se encuentran en una posición auténticamente peligrosa y cuáles compañías simplemente son ignoradas por el resto del mercado. Para las acciones en los representativos principales de acciones, el retorno de dividendo promedio (entre las compañías que realmente pagan dividendos) tiende a fluctuar entre 2-5%. Claro, esto es un rango relativamente amplio y los promedios finales que se ven en cualquier momento dependerán en mucho de las condiciones macroeconómicas y el desempeño específico de cada compañía.

RETORNOS DE EJEMPLO DE REINVERSIONES EN DIVIDENDOS

Finalmente, echemos un vistazo a algunos ejemplos específicos pro-acción en dos pagadoras de dividendos clásicas para ver como una estrategia continuada de reinversión en dividendos puede mejorar los retornos totales al paso del tiempo. En el siguiente ejemplo de gráfica, podemos ver los resultados de un periodo de inversión de 20 años:

Dividendos reinvertidos

Al comenzar con un precio de 243.72 acciones (a 41.03 por acción), el tamaño de posición total creció a 485.39 acciones conforme los pagos de dividendo se usaron para adquirir acciones durante el periodo de propiedad. Esta estrategia elevó los retornos totales a un increíble 437.28% con prácticamente cero reversión experimentada en el periodo de 20 años.

Se pueden obtener retornos aún más impresionantes en el siguiente ejemplo. En el gráfico a continuación, podemos ver los resultados de una inversión de mayor plazo, a 50 años en 10,000 en Coca-Cola:

Reinversión de dividendos

Sin la reinversión de dividendos, los retornos totales en una posición de compra habrían llegado en alrededor de 500,000 durante el periodo de posesión. Empero, si esa misma estrategia de inversión hubiese reinvertido en sus retornos de dividendo, los retornos totales subirían a más de cuatro veces ese monto (a apenas más de 2 millones durante la duración de la inversión).

RESUMEN

  • Los pagos de dividendos operan una distribución discrecional de ganancias corporativas y proporciona una recompensa/incentivo adicional por la lealtad de accionistas.
  • En la mayoría de los casos, los dividendos se distribuyen como pagos en efectivo de forma mensual, trimestral o anual.
  • El establecer posiciones de largo plazo con un portafolio recolectado de acciones con dividendo de calidad puede generar retornos atractivos y estables al paso del tiempo.
  • No obstante, una metodología mesurada para la inversión en dividendos se requiere para forjar un cimiento sólido y evitar pérdidas potenciales.
  • Cuando una compañía (o fondo mutual) tiene cómodamente la posibilidad de distribuir dividendos a las y los accionistas, es a menudo una buena indicación de salud financiera.
  • No obstante, los inversores deberán de conducir su debida diligencia en casos en los que se ofrezcan retornos extraordinariamente altos, porque la tasa de pago de dividendos (P. Ej.: superior a 60%) podría revelar una falta de sustentabilidad.